Promo HSBC Afíliese

Acompañantes Calificados

El personal que asignamos a nuestros afiliados es rigurosamente seleccionado por nuestro Departamento de Recursos Humanos, integrado por Médicos y Psicólogos de primer nivel.

Para ingresar al cuerpo de Acompañantes los aspirantes deben reunir diversos requisitos que avalen, antes que nada, su calidad, y calidez humana.

Los mismos son capacitados por personal con gran experiencia y profesionalidad, aplicando un curso de capacitación específicamente diseñado para el desarrollo de la labor del acompañante.

Dicho curso contempla entre otros aspectos el cuidado de los pacientes en sus distintas patologías, desde las más simples hasta fractura de caderas, pacientes terminales, demencias, patologías cardíacas, enfermedades infecto-contagiosas, etc.

Al cabo de dicho curso cada Acompañante, ahora calificado, sabe todo lo que debe hacer y también muy importante todo lo que no debe hacer.

Por eso decimos que nuestros Acompañantes son la "Segunda Familia" de nuestros acompañados, pero sin los problemas y errores que antes mencionábamos.

Funciones de un acompañante calificado

Una persona enferma ve alterada su calidad de vida, perdiendo fundamentalmente dos importantes valores: su intimidad y su independencia, además de que el ritmo de vida de toda su familia se ve alterado.
Nuestros Acompañantes Calificados están capacitados para contener al enfermo cualquiera sea su edad, sexo o patología, y también a su entorno familiar, así como para convertirse en el nexo profesional y eficiente entre los familiares y el personal médico de enfermería.

En tiempos en que los recursos diagnósticos y terapéuticos cambian y progresan día a día, la compañía de enfermos ya no se limita a meras tareas de ayuda en las tareas básicas de alimentación, higiene y movilización. Se hace necesario saber cómo apoyar, prevenir y controlar, interpretando cabalmente las instrucciones dadas por el médico tratante y estimulando al paciente para el mejor cumplimiento de las mismas.
Las tareas del Acompañante Calificado pueden variar puntualmente de un servicio a otro, de acuerdo a las características de un paciente, de su patología, del lugar donde se presta el servicio, pero podemos resumirlas en tres grandes ítems:

Higiene y Confort: En este rubro su responsabilidad implica mantener al paciente aseado y con su cama en orden.
Además debe ayudarlo a alimentarse, a tomar su medicación y también asistirlo en el uso de los elementos que se le haya provisto para que el paciente pueda satisfacer sus necesidades fisiológicas.

Seguridad: El Acompañante está siempre alerta tratando de detectar factores de riesgo de accidentes y/o previniéndolos, ya sea en la deambulación del paciente, en el baño o por los medios terapéuticos utilizados (control de sueros, sondas, etc.)

De igual manera y frente a presuntas complicaciones de la enfermedad de base, el Acompañante debe convocar al personal médico, de enfermería o de emergencias móviles, según corresponda.

IMPORTANTE: Ante la ausencia de familiares, el Acompañante será el receptor de las eventuales nuevas indicaciones dejadas por el médico y los posibles cambios den la evolución del paciente detectadas por el facultativo.
Esta información luego es transmitida por nuestro personal a los familiares del afiliado.